viernes, 29 de abril de 2011

Ritmo

“¿Estás cansado? No importa, si te tomas estas bebida energética puedes seguir”. Parece el eslogan de la vida moderna. Descansar, darle espacio al cuerpo se toma como algo totalmente secundario… hasta que el cuerpo empieza a protestar seriamente, claro, porque lleva aguantando años un ritmo absurdo. Entonces si te duele la espalda, quizá encuentres un hueco en tu agenda para pasar por un spa o acudir a un masajista. Y luego… sigues, por supuesto. Dormir poco para ver la tele se suple con la ingesta de unos cuantos cafés diarios, que estimulan tu organismo para poder hacerse cargo de la vida llena de actividades. Cuantas más mejor. La ansiedad que conlleva el “no parar” ya aparecerá luego y se tratará con ansiolíticos (las estadísticas de ventas de ansiolíticos y calmantes son alucinantes).
Y el caso es que todo el mundo asume que ese ritmo de vida no es sano, pero parece estupendo llevarlo y aguantar. ¿Realmente es estupendo? ¿Realmente es lo que quieres?  ¿Eres capaz de disfrutar? ¿Eres capaz de estar contigo mismo en ausencia de estímulos externos? ¿Te aguantas? ¿Te quieres? Es difícil querer a otros si no te quieres a ti mismo.
Quizás estemos totalmente equivocados y empecemos por donde no es, quizás  disfrutar de la vida sea sentarse un rato contigo mism@, cerrar los ojos y sentir la dicha de estar aquí. Y quizás sea a  partir de ahí donde tenga más sentido que empiece el resto. A lo mejor partiendo de ahí es más fácil tomar conciencia de lo que realmente quieres sin que te manipulen tanto la publicidad y los medios de comunicación en general. Encontrarte en medio del caos. Saber quién eres, construir tu propia opinión. Aprender a escuchar a tu cuerpo y respetarlo.
Pero para todo eso tienes que darte espacio para escucharte, espacio para ti, vacío de otras cosas. Nada más sencillo para ello que sentarte a meditar… Atrévete a escuchar tu propia voz y podrás bailar al son de tu propia música… está enterrada bajo melodías ajenas a las que han subido mucho el volumen, pero si prestas un poco de atención, la encontrarás, y poco a poco, sonará más fuerte, y te darás cuenta de lo bella que es. Te preguntarás cómo es posible que no la hubieses escuchado antes. Pero dará igual, porque la danza de la vida siempre es nueva, fresca y sólo espera una cosa: que bailes.

6 comentarios:

  1. Sin duda hacer cosas sin parar durante todo el día no forma parte de nuestra naturaleza, pero los intereses económicos de una sociedad basada en el consumismo y sus mecanismos publicitarios intentan hacernos creer que sí.
    Me viene a la cabeza ese anuncio de una mujer joven, trabajadora, y madre, que tras ducharse usa un desodorante que le proporciona poderes sobrehumanos para llevar a los niños al colegio, ir al trabajo, comer rápidamente mientras se dirige al gimnasio para después hacer la compra, reunirse con unas amigas y después preparar la cena.... todo esto a toda leche mientras habla por el móvil.
    Parece que si no se cumple con el prototipo de persona que tiene una agenda apretadísima con un día a día sin un segundo libre entre trabajo y actividades lúdico-deportivas hasta no poder más, entonces, eres un soso que desaprovecha la vida, un desadaptado social un raro.
    Puufff, no escribo más que tengo mucho lio, ya llego tarde a mi reunión de estresados anónimos y además no encuentro el desodorante aaaajj. Je je je.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaj... qué grande!! Muchas, muchas gracias por darle tu ingenio a este blog y a mi vida :)

    ResponderEliminar
  3. :) Que lo llene todo :) Muchas gracias, guapa!!

    ResponderEliminar
  4. Si es muy extresante lo rapido q pasan las horas y piensas ya tengo q irme a trabajar, al gimnasio o a donde te sientas obligado a ir, yo siempre pongo la alarma, pero luego me dejo estar un poco más en la cama, y digo, yo paso de ir tan rapido, x eso luego muchas veces me pilla el toro. Yo soy muy tranquila, me extresa la rapidez y q me agobien. Muchas veces quiero estar sola, pero intento meditar y no me sale, me gustaria poder hablar con alguien del más alla con el pensamiento cuando estoy en la cama x la noche, pero no lo consigo, quiza todos no estamos capacitados para eso, bss evitasummers

    ResponderEliminar
  5. Pues es una suerte tener un carácter tranquilo, Evita, aprovéchalo :) Respecto a hablar con gente del más allá, de eso no sé, no te puedo ayudar. Pero meditar es más fácil, seguro :) Un besote, cielo!! Gracias una vez más :)

    ResponderEliminar

Licencia de Creative Commons
Danzando con el Universo by Almudena A. Muñoz is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at danzandoconeluniverso.blogspot.com.