lunes, 10 de septiembre de 2012

Amigo Toro


Algún día, cuando todos los humanos recuperemos la capacidad de escuchar a nuestros corazones, recuperaremos nuestra integridad y el mundo será diferente.
Esta es la historia de un hombre que escuchó a su corazón y salvó a un toro que hoy, como puede suceder con cualquier animal, se ha convertido en su amigo fiel, en su compañero:


Siempre he pensado que el día que todos tengamos la capacidad de mirar a los ojos a un animal y comprender la vida en su mirada, es que todo lo demás irá bien. Sueño con el día que comprendamos que somos parte de la Tierra y no sus dueños, y tratemos con respeto a la Vida en cualquiera de sus manifestaciones. No es un sueño tan inalcanzable, porque eso ya sucedió. Ya fuimos así. Sólo se nos olvidó.
Por último, añadir que hace años que soy vegetariana por mil razones, pero entre ellas fue decisiva la respuesta a una pregunta que me hice a mí misma: ¿qué diferencia hay entre mi perro y un cerdo, o una vaca? ¿dónde pongo el límite de inteligencia para comerme a unos sí y otros no? Decidí no comerme ninguno. No pretendo convencer a nadie, ni lo he hecho nunca; razones y justificaciones (morales, éticas, ecológicas, sanitarias y de todo tipo) para el vegetarianismo podéis encontrar muchas en cualquier web dedicada al tema. Sí, en cambio, hablo de mi experiencia personal, y puedo contar que duermo fenomenal, no me cojo un catarro desde hace tres años y que mi corazón late tranquilo. Eso es todo. Para mí es mucho.
(video subido por zthae via Centro Nagual)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Danzando con el Universo by Almudena A. Muñoz is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at danzandoconeluniverso.blogspot.com.